miércoles, 18 de octubre de 2017

LO MEJOR DE UN BUEN SABOR


Uno va a comer a un restaurante y le sorprenden con un plato que tiene un toque especial, que sabe maravillosamente bien, un plato del que no hubieras podido deducir que consistía en semejante maravilla con leer la descripción que ofrecía el menú y las explicaciones ofrecidas por el camarero... A partir de ahí, ¿cuál es el mayor placer que te puede ofrecer ese plato ya engullido, aparte de los recuerdos de una memoria que sabemos que es caprichosa y traicionera?
Pues que te repita toda la tarde. El hecho de que su sabor te vuelva a la boca y vuelva a llenar del mismo placer inesperado los recipientes de tus sentidos. Sí, la repetición es un gran placer. Por eso los niños lo prefieren sobre la variedad tan apreciada por los adultos. Los niños, que son lógica pura antes de que los adultos nos dediquemos a desvirtuársela con gran afán, entienden que repetir algo agradable lo será, frente al riesgo de enfrentarse a algo que puede ser agradable o terrible.
Así que me apetece repetir el plato... Mejor aún, dos platos.
El 21 de setiembre me quejaba de que cuando otros cobraban, la catalanada había mirado hacia otro lado.
El 28 de marzo contaba la triste historia de Juan Manuel Bustamante. Nahuel, que había pasado un año en prisión preventiva por unas acusaciones gravísimas pero insostenibles que como llegaron se fueron. Tal fue así que sin que se presentara prueba o argumento  nuevo, Nahuel salió inopinadamente de prisión[1].
La juez era la misma que ha mandado al trullo a los dos Jordis. No recuerdo su protesta contra la prisión preventiva de Nahuel. Supongo que pensaban que era un asunto entre españoles, algo en lo que no merecía la pena meterse. En caso de haberlo sabido. Porque estos viven en su círculo autoonanístico sin tregua que les recuerda cada día que pasa lo grandes, inteligentes e importantes que son...
No os preocupéis, si realmente sois inocentes como Nahuel  en un año estaréis en la calle.
Lo contrario será una decepción para mí...





[1] Por supuesto, sigue acusado de los mismos delitos. La diferencia es que antes eran tan graves como para decretar prisión preventiva y luego como que se devaluaron...

sábado, 14 de octubre de 2017

domingo, 8 de octubre de 2017

DECIR Y CREER


Aunque lo que siga me lo han inspirado dos de los principales payasos del circo en que se ha convertido el proceso, creo que no traiciono mi palabra de no volver a ocuparme de él porque esto va de otra cosa.
El origen está en dos afirmaciones claramente equivocadas. Antes del domingo Rajoy insistió en que no habría urnas y las hubo. Con la misma rotundidad que empleó Junqueras para asegurar que ni la antigua Caixa ni el Banc Sabadell trasladarían sus sedes.

Sabemos que la mentira es un recurso más que los políticos utilizan para conseguir sus fines. Se ha escrito mucho sobre el tema pero a mí me sigue pareciendo insuperable una reflexión de Maquiavelo, el primer analista político digno de tal nombre (y quién sabe si el último). Tras enumerar las virtudes que debe reunir el Príncipe dice: no es necesario, por tanto, que un príncipe posea en realidad las dichas cualidades, pero es muy necesario que parezca poseerlas. Incluso osaré decir que si se tienen y conservan siempre, resultan dañinas y pareciendo tenerlas, resultan útiles[1].

Y aquí hay que diferenciar. Cuando Junqueras dice que ambos bancos tienen su mayor volumen de negocio en Cataluña, está mintiendo. Él ostenta el cargo de máximo responsable de la economía catalana y sabe de sobra que no es así. Los balances contables de ambos son públicos y cualquiera los puede comprobar. Pero cuando dijo que ninguno de los dos trasladaría su sede social no mentía. Sólo estaba creyendo su propia mentira. Esa es la gran diferencia entre los políticos actuales y los antiguos.
Según la definición que recuerdo del catecismo que estudiábamos en el absurdo colegio al que acudí, mentir era “decir lo contrario de lo que se piensa, con intención de engañar”. Si es el caso en el asunto de los porcentajes del negocio bancario, en las otras cuestiones de lo que se trata es de que los políticos han acabado creyendo sus propias mentiras, como si el encargado de etiquetar un veneno lo ingiriera segundos después de haber colocado el aviso...

Me cuesta encontrar ejemplos antiguos de un dirigente que crea su propia propaganda. Otra cosa es que estuvieran mal informados o fueran presa de aduladores, pero saber que la realidad es de una manera y pese a ello intentar torcerla basándose en deseos, el pionero sería Adolf Hitler, dispuesto a abrir todos los frentes sin pensar no sólo en quién podría cerrarlos sino siquiera en si podría enviar soldados allí...
Hitler se convirtió en el ejemplo a esquivar precisamente por eso. El loco que creía firmemente que la voluntad podía doblegar la realidad. Obviamente, su derrota arrastró al descrédito a esas ideas. Pero el tiempo pasa y acaba por sepultar consigo la memoria...
Lo vi muy claro cuando George Bush hijo ordenó la invasión de Irak. Envenenado por su propia propaganda, pensó que bastaría con derrocar a Sadam Hussein para que la democracia se instalase en Irak. El resultado fue que el mismo día que proclamó el final de la guerra subido en un portaaviones fue el día en que esta empezó en realidad. La guerra acabó cuando se dio cuenta de que el grueso de los combates los ofrecía un ejército iraquí al que había disuelto de un plumazo. Recapacitar y reintegrar a los oficiales a sus puestos fue suficiente para que el número de soldados estadounidenses muertos cayera en picado[2].

Sí, hay motivos para sentirse preocupado. Más allá de estos dos necios[3], la tendencia parece general en la clase política de hoy, incluidos los dos seres caricaturescos que tienen acceso a los botones rojos que podrían reducirnos a cenizas en diez minutos...
Mejor no pensar en ello.



[1] Niccolò Machiavelli: Il Principe, cap. XVIII: Quomodo fides a principibus sit servanda. Maquiavelo lo dice mucho mejor, he improvisado una traducción del original. Es curiosa la maldición que persigue a los grandes escritores italianos. Si Dante, autor de páginas hermosísimas, ha dado el adjetivo “dantesco” para simbolizar el horror máximo, Maquiavelo, cuya intención era aclarar cómo funcionan los mecanismos del poder y vaya si lo aclaró que sus enseñanzas aún hoy son de provecho , ha pasado a la posteridad como lo contrario. “Maquiavélico”  como sinónimo de secreto y retorcido significa lo opuesto a lo que escribió este hombre maravilloso. Claro que Maquiavelo fue sometido a una campaña de desprestigio de siglos por parte del Poder y sus aduladores desde que se difundieron sus escritos, precisamente porque exponía sus maniobras de forma clara y lúcida. En este caso maquiavélicos eran sus críticos, no él.
[2] No el de civiles muertos, pues ese corría a cargo de los tarados islámicos...
[3] De ne scio, el que no sabe.

viernes, 6 de octubre de 2017

TERAPIA DE CHOQUE



Sin salir de un solo periódico, leo varios artículos sobre cómo los nacionalistas catalanes manipulan a los niños[1]. Y lo cierto es que no es que ese periódico la tenga tomada con ellos, informaciones similares aparecen en varios más.
¿Cabe la indignación en este caso?
Desde la ingenuidad sí. Los niños son obviamente manipulables y aplicarles ideología a cierta edad significa torcer su voluntad.  Precisamente por eso...
Porque ¿Quién va a ser el idiota que defienda de adulto que una virgen concibió y parió sin perder su virginidad, que un profeta voló a lomos de un caballo o que los nacidos a un lado de la raya son mejores que los que nacieron al otro lado?
Pues solo los salidos que quieren copular con alguien más joven que piense esas estupideces.
O conseguir a cambio un reino (París bien vale una misa), pero de esos hay muy pocos...

Lo último sobre la cuestión (espero)

Es evidente que el mundo está cambiando. Los gitanos de Gerona y Almería apoyando a la Guardia Civil. Lo de Gerona es comprensible. Si siendo payo es difícil no sentir el tufo de desprecio de la catalanada irredenta, imagino lo que deben sentir los gitanos...
Pero ¿los de Almería?



[1] Todos los artículos vistos son de El Mundo. Pablo Hernaiz y Quico Alsedo: “Policías desplazados a Cataluña el 1 O: Nos traían a sus hijos de cinco años para llamarnos hijos de puta”, 05/10/17, Sin firma: “Primeras denuncias de madres por incitación al odio en la escuela por el referéndum del 1 O”, 05/10/17, “El canal infantil de TV3 explica a los niños el 1 O criticando a la ‘policía española’ e idolatrando a los Mossos”, 04/10/17. Miguel Cabrera: “Los gitanos de Almería muestran su apoyo a los guardias civiles y policías “acosados” en Cataluña”, 04/10/17.

jueves, 5 de octubre de 2017

LA PENÚLTIMA VEZ


 Nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre, pero siento que he dedicado demasiado espacio al proceso de las narices, que no deja de ser una escaramuza entre patriotas (llamarlo guerra sería demasiado aunque, como veremos, el tono se ha demasiadizado demasiadamente). Al fin y al cabo, sigo siendo fiel a la consigna de un patriota, un idiota.
Sucede que aún me sigue escociendo mucho que la huelga general / paro de país del martes fuera convocada por gente que dice ser representante del anarquismo porque de ser así va a ser que el anarquismo y el mundo han cambiado mucho o yo he cambiado demasiado poco o las dos cosas a la vez.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y eso era cierto hasta que se democratizó el trucaje de imágenes. Si en las primeras décadas del siglo XX el montaje fotográfico era considerado arte, hoy es una de esas cosas que los niños pequeños aprenden al mismo tiempo que a administrarse sus dibujos favoritos en el móvil de sus padres. Si creemos cualquier cosa nos puede pasar como a Josep Maria Mainat, que pedía el Pulitzer para esta foto



Dan ganas de pedir para él el premio Nóbel. En cualquier categoría, eso es lo de menos[1].

La idea es resumir un poquito lo que de anarquista, anarcosindicalista o libertaria ha tenido esta huelga general convocada por los sedicentes[2] anarquistas, anarcosindicalistas y libertarios variados. Aunque sí un poquito más que Josep Maria Mainat, no soy experto en distinguir las imágenes falsas de las auténticas, así que recurriré a sus propias fuentes para que no me acusen de manipulador[3].

El motivo
Se armó un cierto revuelo cuando algún columnista derechoso de orientación pepera o pesoera escribió que los del proceso buscaban un muerto. Cafres, cavernícolas, de todo les llamaron...
Bueno, quizá tuvieran razón y los del proceso no lo querían, pero los anarcoides parece que sí. Y como para su desgracia y nuestro alivio no lo hubo, lo imaginan.



Porque al lenguaje se le pueden dar muchas vueltas, pero una matanza implica muertos. Muertos reales, no se puede hablar de que aquí ha muerto la democracia o la confianza o la ilusión o cualquier otro concepto. La matanza significa que alguien deja de respirar para siempre. Aquí y en la China Popular, que diría Carod Rovira[4].
Aunque ese pequeño detalle no obstaculizó la representación. Los manifestantes fueron a depositar flores delante de los colegios donde hubo enfrentamientos como si estuvieran rindiendo culto a los caídos. El pequeño problema es que los caídos estaban o bien en su casa o bien en la propia manifestación, porque de los casi novecientos sólo dos tenían pronóstico grave, un viejo al que le dio un infarto y uno que recibió un pelotazo en un ojo.
Pero bueno, si obviamos el pequeño detalle de que no hubo, lo demás es como si hubiera habido. Si uno escuchaba la transmisión de Mònica Terribas en Catalunya Radio el día del referéndum parecía que hubiese muerto hasta el apuntador...

Argumentos para manifestarse
El motivo es la matanza, de eso no cabe duda, pero una vez claro esto, hay que revestirlo con algunas razones. Cualquier matanza no es digna de convocar una manifestación. Por ejemplo, los anarcoides no convocaron ninguna por los muertos verdaderos y contables de la masacre de Las Ramblas y Cambrils. Estaban más preocupados por la islamofobia...
Uno de los motivos es la agresión del Estado español[5] contra el pueblo catalán.




Y aquí aparece uno de los conceptos que más sangre ha derramado desde que se inventó, el pueblo. El Volk, un producto alemán del siglo XIX, exactamente el mismo que invocaban los nazis, pues se enseñaba en las escuelas a las que ellos acudieron de niños.
Es cierto que Bakunin fue nacionalista y gustaba mucho del concepto. También es cierto que la obra de Bakunin debería ir a la basura. Pese a lo mucho que lo intenté, jamás pude acabar un libro suyo, tal es su desorden mental en mi humilde y criticable opinión. Sin embargo, cuánto he disfrutado leyendo a Thoreau o a Godwin, cómo he apreciado su inteligencia, su claridad, su ironía... En fin, pecado inconfesable cuando simpatizaba con el anarquismo organizado. Hasta el puesto en entredicho Proudhon me gustaba más que el Kropotkin que disparataba sobre los hormigueros y unas comunas medievales que sólo existieron en su imaginación...
Probablemente el lema más estúpido del anarquismo organizado sea “Ni guerra entre pueblos ni paz entre clases”. O la Humanidad se divide en pueblos o se divide en clases. Porque nunca coinciden. Salvo que lleguemos al gran hallazgo de la Quinta Asamblea de ETA que inventó el concepto de Pueblo Trabajador Vasco... En fin, bromas crueles, las justas.
En todo caso, ellos dejaron bien claro que el referéndum de autodeterminación les traía al pairo, que ellos se manifestaban contra la agresión del Estado español al pueblo catalán y por la revolución social que cambiará todo de arriba abajo en este pueblo. Confieso que esta imagen me parece especialmente cruel. Y quizá por eso me hace reír tanto...




Es la única en que he encontrado banderas anarquistas y de organizaciones anarcoides mínimamente visibles, pero en la imagen apenas se distinguen sepultadas bajo una lluvia de una especie de confetti formado por... ¡papeletas del referéndum! ¿Acaso existiría mejor manera de proclamar que los sueños grandilocuentes de los anarcoides están (casi) tan acabados como ellos?
Cualquiera diría que no, pero hay que esperar a ver el balance.

El balance
Clarísimo. El pueblo catalán ha aprendido la lección de una vez y para siempre: la represión es lo peor.




Siempre y cuando, claro, la represión la ejerzan las fuerzas no autonómicas. De cajón. Si las de casa nos han dejado cortar casi sesenta carreteras. Qué enrollados...
También es verdad que no se nos ha ocurrido hacerles gestos, gritarles o tirarles piedras. ¿Para qué, si son amigos?
¿Qué dices de que han sacado una decena de ojos a pelotazos, español de mierda?

La repercusión internacional
Amplia, prestigiosa, esforzada y generosa. Ahí va la lista





Conclusión
Como decía Thoreau, una persona con más razón que sus contemporáneos ya constituye una mayoría de uno.
Realmente, atribuírsela es un pecado de soberbia.
Precisamente por eso me apetece hacerlo.
Así que a los anarcoides les haré una pregunta muy sencilla: ¿Sabéis contar?
Pues no contéis conmigo.





[1] Josep Maria Mainat ha sido corresponsable histórico de unas cuantas bazofias, desde La Trinca hasta los programas No te rías que es peor o Crónicas Marcianas. Recuerdo a Josep Lluís Carod Rovira quejándose de que si Cataluña fuera un estado ya tendría un premio Nóbel...
[2] No confundir con sediciosos, que de eso hubo poco.
[3] Todas están tomadas de un artículo escrito por los anarcoides convocantes o próximos a ellos: “Cobertura 3 O”, alasbarricadas.org, 03/10/17.
[4] China era la imagen que inspiraba a Julian Assange, el que poco después recordaba a Pancho Sánchez, que debe ser el escudero que acompañó a Don Quijote en sus aventuras mejicanas hasta ahora inéditas.
[5] Por alguna extraña razón lo suelen escribir así.

martes, 3 de octubre de 2017

ERRAR Y RECTIFICAR



El otro día escribía que Eudald Carbonell probablemente no fuera anarquista porque defendía el mantenimiento del estado como forma de transición hacia la nueva era.
Pido perdón humildemente.

Ahora que veo a la catalanada sacando pecho por su éxito huelguístico mediático[1] en esa cosa llamada “paro de país”  ya he dejado de entender algo.
Lo cierto es que están poniendo toda la carne en el asador, Catalunya Música, la emisora pública  “de música clásica” como Radio Clásica o la BBC3 , hoy está conectada con Catalunya Radio, la radio insignia del gobierno catalán. No recuerdo nada parecido en más de una década. Una de dos, o van ganando y sólo falta el esfuerzo final o el rey se aferra con todas sus fuerzas para no  mostrar su desnudez...
Porque lo mejor de todo es que esta huelga general, que no es huelga sino paro y tampoco general sino de país, la ha convocado la CGT, un sindicato anarcosindicalista[2] en el que se ha inscrito buena parte de la dirigencia de las CUP.
Siempre me he definido anarquista y aún no he cambiado. Sucede que el anarquismo ha cambiado. Ahora siente la necesidad de definirse. Si en un congreso se declaran a favor del derecho a la autodeterminación de los pueblos, en otro van y se declaran feministas y lo que haga falta, con tal de conseguir que se les una algún julay desorientado...
Me he hartado de leer bazofia anarcoide en estos días.  Sólo suscribo las palabras del viejo sabio  Miquel Amorós, aunque hubiera que buscarlas como perlas entre la basura... Hoy veo a los Mossos arropándolos amorosamente en su intento de huelga y pienso para mí, como decía Asterix en sus aventuras germanas, “Obelix, no hay que intentar comprender”.

Cuando era pequeño decíamos “de hombres es errar y de sabios rectificar”. Hoy esa frase tan sencilla de comprender es rechazable por heteropatriarcal y el anarquismo moderno se lanzará sobre ella. Seguramente habrá que reciclarla en algo parecido a “de humanas es errar y de sabias rectificar”.
Confieso que he errado en cualquier apreciación sobre el anarquismo. No sobre lo que es el anarquismo, que sobre eso me podré extender en el futuro, sino sobre lo que los portadores oficiales del nombre piensan que es. Que, estando como están a matar unos con otros, curiosamente se han puesto de acuerdo en que esta huelga es el principio de la revolución catalana/”estatal”/europea/mundial/a nivel de la Vía Láctea...
Lo mejor de todo es que la rueda sigue girando. Volverán a cobrar de parte del gobierno catalán y el día que el gobierno catalán les pida ayuda se la volverán a prestar...

Dicen que el 19 de julio de 1936 hubo una revolución en Barcelona y parece que dicen verdad. Los aguerridos anarquistas se hicieron con el poder y llamaron al antiguo President Lluis Companys para una entrevista. Companys entró cagao, pensaba que le iban a fusilar[3].
Cuando salió no daba crédito: ¡Le habían hecho presidente de la Generalitat!
Obviamente, no dudó un segundo en utilizar su poder para destruirles. Le costó diez meses.

Y ahí siguen, dando vueltas como los pollinos a la noria...








[1] La palabra clave es mediático. Si no viviera aquí hasta podría creer lo que dicen los medios. O quizá mi barrio y alrededores no sean parte del país, todo puede ser...
[2] Y a él se han añadido casi todos los restos del cubo de la basura anarcosindicalista.
[3] Motivos tenía de sobra